Sunday, December 4, 2022

Jonathan


 Una tortuga gigante

del género masculino

es un "antique" genuino,

de paso lento y vibrante.

Este animal elegante

de la especie de reptiles

con movimientos sutiles

y mirar claro y profundo,

es el más viejo del mundo

con Ciento Noventa Abriles.

Ñó!

( Vive en la Isla de Santa Elena, en el Océano Atlántico Meridional, desde 1882  y se llama Jonathan)


Jonathan SocialTwist Tell-a-Friend

Monday, November 21, 2022


                                                                     Maggie Camejo 1930-2022


La última de los Camejo

se nos marchó y les avalo

que siempre como un regalo

la recibió todo espejo.

No habrá pompa ni cortejo

es sencilla su partida,

pero se va revestida

del manto más apreciado,

todo el amor y el cuidado

que pudimos darle en vida.


SocialTwist Tell-a-Friend

Tuesday, October 25, 2022

BOOK REVIEW

 Mujeres Errantes, de Pilar Sanchez Vicente.



No soy crítica literaria. En esta entrega sólo deseo recordar lo importante de cada libro que leo, porque suelo olvidar rápido, y estimularme a mi misma para seguir leyendo. 

Mujeres Errantes me encantó. Es un narración que resbala facilmente por la imaginación, Es una historia de mujeres muy "echadas para alante, arrechas, mete pecho", escrita con un lenguaje muy claro, exquisito pero sin rebuscamientos. 

Me encantó la descripción y desarrollo de un personaje en especial, Julia, una señora muy mayor, pero con una memoria prodigiosa y una lengua filosa. Cada uno de los demás personajes también tienen mucha fuerza y caracter. 

La autora nos ofrece una panorámica de la Guerra Civil Española y de hechos históricos de esa época y un poco antes que desconocía y que enriquecen mi desarrollo cultural. Nunca es tarde para aprender. Estas referencias históricas las narra el personaje de Julia a su manera tan pintoresca. Un verdadero regalo.

Hacia el final del libro, me pareció que se repetían un poco algunas situaciones, pero en general fue un gran placer leerlo.

Según Wikipedia:

Pilar Sánchez Vicente (Gijón11 de noviembre de 1961) es una historiadoradocumentalista y escritora española. Ha publicado obras en varios géneros, ensayo, novelas y guiones de televisión. Es una feminista de larga trayectoria, con diferentes premios reconociendo su lucha por los derechos de las mujeres, considera que la novela histórica puede servir para mostrar la historia oculta de las mujeres.1






BOOK REVIEWSocialTwist Tell-a-Friend

Tuesday, November 3, 2020

 



Ilustración del Maestro Garrincha!


No sé qué hacer, qué decir

no quiero mirar la tele,

es una alegría que duele 

y no puedo describir.

Sé que lo deben sentir

como yo, muchos mortales,

como vientos invernales

de principios de estación,

hoy es día de elección

y acaban los comerciales!



,


SocialTwist Tell-a-Friend

Wednesday, June 26, 2019

COTIDIANIDADES



El Balcón

No creo que jamás vuelva a disfrutar de un balcón como el de mi casa en Cuba y no es sólo la nostalgia lo que me mueve a esta declaración. Aquel es un balcón en un 6to piso, que da la vuelta al apartamento, frente por frente al malecón de La Habana, desde donde se puede alcanzar a ver el Morro en el extremo este. Hacia el oeste, la vista se pierde donde el mar se une con los edificios que visten la costa habanera. Un balcón desde donde vi innumerables veces emerger del horizonte la luna redonda y amarilla, que luego subía lentamente dejando su reflejo plateado en el agua. Vi los barcos que llegaban de ultramar entrando a la bahía. Vi la furia del mar y del viento durante los meses de ciclones y tormentas. Vi mágicos amaneceres y atardeceres porque era una vista panorámica que nos ofrecía ese lujo.

Pero esos son sólo recuerdos. En la nueva vida que inicié en este país hace casi 40 años, nunca había vuelto a disfrutar de un balcón hasta que me mudé a donde vivo ahora.

El balcón del 4to piso.
Mi nuevo balcón está muy lejos de tener la bella vista del malecón habanero, pero balcón es balcón. Desde mi balcón puedo ver al amanecer, porque está orientado hacia el este. También puedo ver la ajetreada autopista, los techos de tejas españolas del condominio colindante y el patio del colegio de kínder (así como los patios de los “townhouses” vecinos). También se observa parte de las áreas verdes de mi edificio, el hermoso cielo de Miami con su caprichoso y variable juego de nubes y el vuelo de palomas, cuervos parlanchines y otros pajarillos que también nos visitan con frecuencia dejando sus huellas sobre la baranda y las sillas de exterior. Y desde este modesto balcón he podido presenciar y fotografiar la belleza de un arcoíris completo.

Todas las noches dedico unos minutos a observar el cielo desde mi balcón. En estas noches de junio he podido apreciar la presencia de una estrella muy brillante y aparentemente cercana. Me impactó tanto que investigué un poco y conocí que se trataba del planeta Júpiter que, junto con cuatro de sus lunas, se ha podido apreciar sin telescopio durante este mes gracias a su acercamiento a la tierra. (Detalles de este fenómeno pinche aquí) 

Por todas estas razones y porque ayuda mucho a mi claustrofobia, agradezco disfrutar de nuevo de un balcón. Los balcones son ventanas al mundo mucho más amplias.



COTIDIANIDADESSocialTwist Tell-a-Friend

Thursday, May 10, 2018

Primer Día de Newyorkeo

Con una agradable temperatura de más o menos 60 grados Fahrenheit (15 grados centígrados), salimos a pasear por los alrededores, buscando donde almorzar.  El día estaba precioso, brillaba el sol y latían nuestros corazones de felicidad por haber elegido hacer este viaje.

Paseamos un rato descubriendo lugares. Al lado del hotel hay una tiendecita de souvenirs en la que tambien venden objetos de arte, cuadros, muebles...you name it. Entre las curiosidades que tienen esta la escultura famosa de los tres monos "No hear, no see, no speak, no evil". Eramos tres, de modo que no perdimos la oportunidad de tirarnos una foto simulando los monos, para cual nos tuvimos que agachar y meternos por dentro de unos tubos, porque la escultura estaba afuera de la tienda y esa área está apuntalada con los tubos esos que sostienen las construcciones. Nosotras nos arriesgamos a sentarnos en el piso para que un gentil caballero nos tirara la foto, pero nos levantamos sin mucho problema. (Atléticas que somos).


Saliendo de ahí, en la primera esquina nos cayeron un montón de hombres ofreciéndonos alquilar bicicletas, o carritos tirados por bicicletas, o boletos para el bus de turismo. Nosotras muy amables y sonrientes declinamos todos los ofrecimientos y seguimos buscando. Uno de esos mismos hombres nos escuchó hablando sobre dónde comer y nos sugirió que fuéramos a un mall muy grande que se veía al cruzar de la calle donde, nos dijo él, había un Whole Foods en el que podíamos almorzar mucho más barato que en cualquier parte alrededor del Central Park. Estábamos frente a Central Park. Le hicimos caso al señor y entramos en el mall.

El Whole Food estaba abajo. Tomamos las escaleras eléctricas. Cuando bajamos aquello parecía un hervidero de moscas. Miles de gentes y miles de propuestas para comer. Todas las frutas del mundo, salad bars con todos los vegetales y frutas posibles, carnes, pescados, aves y mariscos, en fin...Nos decidimos por unas comiditas completas envasadas en sus plásticos, aun calentitas que reposaban en una estantería.

Yo comí un pollito rostizado con vegetales al vapor, Mary también pero diferentes vegetales y Clarita eligió una pasta.  Mary y yo quedamos satisfechas pero Clarita se lamentó de no haber elegido otra cosa...pero se lo comió todo.

Pagar fue una tortura porque tuvimos que hacer una línea larguísima y complicada. Clarita sentía un poco de claustrofobia por la cantidad de gente pero tendría que acostumbrarse al tumulto, porque en New York  es siempre así, miles de gentes de todas gamas cruzándose con una constantemente.

Después de comer subimos al mall y dimos un paseito mirando las tiendas y restaurantes que tenía. Nos tomamos un café y nos comimos un dulcito en una pequeña dulcería en un recodo del mall.  Pastelería francesa y cafetera espresso, pero que va, un buen café cubano es lo más difícil de encontrar en New York. No dudo que lo haya, pero es difícil de encontrar. El cortadito que nos tomamos allí no tenía nada que ver, pero el dulce estaba delicioso y el ambiente también. Así que lo disfrutamos a plenitud.

Seguimos recorriendo el mall y nos topamos con una escultura de Botero, gigante y un poco provocativa. Un hombre de bronce, de unos 15 pies de alto y entradito en carnes como son las figuras de Botero...ah y desnudo. Nos divertimos tirándonos fotos para enviárselas a nuestros compañeros de trabajo.



Al salir de ahí seguimos paseando un rato por los alrededores, encontramos un Walgreens donde compramos algunas cositas , posamos frente sanguchero de los que hay en cada esquina, admiramos las flores de una floreria cercana y seguimos recorriendo por un rato hasta que decidimos regresar y descansar un poco antes de prepararnos para el teatro.
Yo llegué derecho para la cama. Estaba en pie desde las 4 am, igual que las demás, pero ellas no necesitaron dormir. Yo si...eché mi pestañazo y a eso de las 6 (una horita de siesta), me despertaron las chicas.
Margaritaville nos esperaba. (Continuará).


Primer Día de NewyorkeoSocialTwist Tell-a-Friend

Saturday, April 28, 2018

A room with a View...to 57th ST.



Llegando al aeropuerto JFK, un caballerito nos tiró la foto de bienvenida (que nos dimos nosotras mismas), y seguimos rumbo a la ciudad que nunca duerme para lo cual utilizamos un Uber.  Entre la distancia y el tránsito, el viaje nos tomó casi una hora. Yo iba tratando de desempolvar los recuerdos que tenía de New York, pero todo me parecía nuevo.  Las tres estábamos muy emocionadas, como niñas con zapatos nuevos. Pensábamos que tendríamos que dejar las maletas en el hotel hasta las tres de la tarde que era cuando podíamos entrar a la habitación, y salir a pasear por el barrio para reconocer y ubicar las cosas que teníamos cerca.

No nos imaginábamos lo céntrico que está localizado ese hotel, El Salisbury New York, ubicado en la 57th calle entre la 6 y la 7 avenidas, frente al Carnegie Hall, a tres bloques de Central Park y  dos de la 5ta Avenida. Qué más se podía esperar? Pues más sorpresas. Cuando llegamos al hotel, más o menos a las 11:30 de la mañana, nos dijeron que ya podíamos subir a la habitación.

Qué alegría! Subimos con Nick, el botones, un hombre alto y elegante que parecía un caballero antiguo, impecable en su uniforme. Nos subió las maletas y nos instruyó, con mucha amabilidad, sobre lo que teníamos cerca. También nos dijo que nos traería una camita individual para colocar en la sala, porque el sofá cama que teníamos no estaba en buenas condiciones para dormir en él.

Una de las tres tendría que dormir en la camita de la sala. Mary se ofreció. Yo elegí la camita de la ventana  y Clarita la más cercana al baño.

La habitación del hotel era una suite. A la entrada tenía un área de cocinita comedor, con un microwave, un fregadero, máquina de hacer café americano y enfrente una mesita redonda con dos sillas.
A continuación una sala bastante amplia, con un sofá, tres butacas, mesita y consola. Frente al sofá un televisor grande incrustado en la pared. Al fondo, un ventanal con vista a la calle 57.  La otra habitación era el dormitorio, también espacioso, con dos camas cameras, una mesita en el medio y un gavetero grande sobre el que había otro televisor. El baño localizado en el cuarto, no era muy grande pero suficientemente cómodo y además cuatro closets para poner todos nuestros andaribeles.

Cuando entramos, en la habitación se respiraba un aire un poco enrarecido. Olor a viejo, quizá, porque todo allí se percibía antiguo, pero ese, para mi, era su mayor encanto. Claro que rápidamente pensé en un frasco de fabreeze, el cual, supimos por Nick, podríamos comprar más tarde en el Fresh Market que nos quedaba al frente y que estaba abierto las 24 horas. 

Luego de desempacar, colgar ropa en los closets y guardar cositas en las gavetas, salimos a buscar donde almorzar  y dar un paseo de reconocimiento antes de regresar para prepararnos para nuestra primera salida importante, Escape to Margaritaville, musical de Broadway. (Continuará)







A room with a View...to 57th ST.SocialTwist Tell-a-Friend

Wednesday, April 25, 2018

Up Up in the Air


Por fin llegó el día de nuestra partida. No se lo comenté a mis amigas y casi no le di mucha importancia...pero lo pensé. El viaje de ida nos cayó en un viernes 13...Nah! - me dije - para nosotros el dia de mala suerte es el martes 13, así que me aferro a nuestras tradiciones. El viernes 13 es cosa de los americanos.

Sacudida la superstición, el viernes 13, a las 4 de la mañana, ya estaba en pie para prepararme y marchar al aeropuerto.  Clarita había acordado venir para mi casa en Uber y de allí mi hijo nos llevaría. La salida fue por Ft. Lauderdale. Mary iba por su cuenta.

Nos encontramos en el aeropuerto, las tres desbordando felicidad. Sacamos nuestros boletos de las maquinitas y salimos a buscar el gate y esperar el momento de abordar el avión.

Cada una llevaba una maleta pequeña y un bolso o maletín de mano. No quisimos llevar equipaje por debajo para no tener que estar esperando. Eso tenía la inconveniencia de que no podíamos llevar líquidos y cremas por el aquello de lo que se puede y no se puede llevar en el avión, pero al final nos arreglamos comprando los envases “travel size” y el perfume, que era lo que más me preocupaba, logré pasarlo sin problema porque el pomo solo contenía la tercera parte y eso era más que suficiente para cuatro días.

Alrededor de las 7 am abordamos el avión. Teníamos de los primeros asientos. Era un avión pequeño, dos asientos a cada lado. A mi me tocaba la ventanilla para la ida y a Clarita para la huerta y Mary siempre pasillo, pues asi lo habiamos acordado.

Una vez acomodadas, sacamos las famosas gorras (Mary y yo, porque Clarita la tenía “no se donde”) y nos tiramos la primera foto.

Tuvimos un vuelo espectacular y por primera vez en la vida, el piloto era una mujer. Girl Power!


Up Up in the AirSocialTwist Tell-a-Friend