Friday, June 27, 2008

Crónica del Viaje a Labana. Parte IX




Me equivoqué al pensar que el miércoles fue la boda civil de Patricita La China. Mi hermana me rectificó que fue el jueves y también me rectificó un detalle que yo había pasado por alto (¿como pude?) y es que la noche que yo manejé en La Habana, ella también estaba. Es que dejamos a Maritza en su casa y seguimos las tres para casa de Lili. Bueno, le dije que de ahora en adelante me comunico con ella antes de postear…porque dos memorias recuerdan más que una.

El miércoles fue el día que el Chino David, el padre de la Chinita, fue a la casa con la chinitica Alex. La chinitica Alex, y perdonen el trabalengua, es la otra hija de David, que es por supuesto china también.

Ese día Alina, amiga que Zulema, pasó por la casa a recoger un recado de Zule y también fue el día que la


China se nos apareció con una bolsa llena de maraquitas y palitos chinos y montó una fábrica para manufacturar el recuerdito que se iban a llevar los invitados a la boda, un souvenir que consistía en un par de maraquitas, representando la etnia criolla del Nene (cuyo alias no puede ser mar criollazo), enlazadas por una cinta blanca a un par de palitos chinos…representando you know what.

Estabamos en casa Maritza y Andy, Lili y Tommy, Tata, Paola y yo y David con la chinitica Alex. También pasaron Damian y Kaleb, par de pepillos amigos de la China y becarios de la casa, especialmente Damian que es ya parte de la familia y también vino Barbara, mamá de Damian y amiga de Tata y su hija Darlene.

Damian (Izq) La China y Kaleb


Bárbara y Darlene


Durante el proceso de manufacturación de los souvernirs de la boda, Lili asumió la comandancia, porque siempre que se reunen cuatro o cinco personas a hacer algo, todo el mundo quiere hacer lo que le da la gana, por lo tanto, le dimos el batch de JEFE a Lili y aunque nadie le hizo ningún caso, ella se tomó muy en serio su papel.

Algunos de los amigos que estan siguiendo esta crónica, me han dejado saber que no comprenden como es que no hago mención de otros recuerdos sobre nuestra adolescencia, cuando vivíamos en el edificio de 13 y N, cuyo balcón fue testigo que tantas reuniones, tantos carnavales presenciados desde alli, (en los que la gracia era tirar huevos a la gente que pasaba) tantos romanceos a la luz de la luna, envueltos en la brisa del mar que nos quedaba enfrente y tantísimos otros recuerdos porque aquel balcón tiene su historia.

Pero la crónica se trata de este viaje. Ya yo asimilé la pérdida de aquel apartamento y las dos veces que he visitado Cuba no he podido ir alli y además, si hubiese ido ya no me iba a recordar la casa donde yo viví porque tengo entendido que la han remodelado y cambiado toda, hasta el balcón lo cerraron. Pero además, esta no es la historia de mis recuerdos de Cuba, sino de este viaje, aunque realmente invito a todo el que quiera dejar algun recuerdo, que lo deje, porque siempre es bueno navegar por los recuerdos que tienen otros de los mismos hechos.

Foto del recuerdo de cortesia de uno de los pepillos de aquella epoca que visitaron repetidamente el balcón de los recuerdos. (Ramoncito, Alexis y Germán)


Yo tengo muchos recuerdos de aquel balcón, pero uno que me hace mucha gracia y no se si Tata se acuerda de esto, fue un día que vinieron los muchachos del grupo de Chicoy (Jorge y José Antonio Chicoy, Santoyo, Alberto Pérez quizá, bueno, un grupo grande y con ellos venía también un japonés que no se de donde lo sacaron, amigo de ellos de no se donde, y como en aquel balcón siempre había una guitarra a mano, el japonés agarró la guitarra, y todo el mundo muy ansioso por escucharlo y de pronto comenzó a tocar y cantar una melodía japonesa, con su característica cadencia de campanitas al aire (por lo menos a mí me suena asi) y nosotros nos mirábamos, aguantando la risa y yo no sé como no me oriné…porque a mi siempre me pasa.

En fin, los amigos son muchos, los recuerdos interminables, aquella casa de 13 y N no descansaba. Siempre había alguien trabándose en el elevador (como suele decir Mayito), siempre había varios muchachos en el balcón; la gente venía a ver los carnavales a mi casa, de tal modo que mi madre le pidió a Mayito que le hiciera una afiche, que todavía existe aunque Tata no me lo pudo encontrar, que decía “Los Carnavales son abajo” y tenía dibujada una negra carnavalera vestida de rumbera y con medias de malla o algo así, que a todos les pareció muy simpático pero nadie le hizo caso y siguieron viniendo a pasar los carnavales en el balcón de nosotros, con la venía de mi hermana y mía que nos pintábamos solas para armar reuniones.

(Esta historia hay que contarla sin muchas comas ni puntos, asi que perdonen, pero si me pongo académica se me escapan los recuerdos)

Volviéndo al miércoles, día 5to de mi visita a Labana, ese fue el día que se finalizaron los acuerdos con el local de la boda, se hicieron los souvenirs, y comimos pizza que compró el Chino.

Al día siguiente era la boda civil en la mañana, la boda por la iglesia en la tarde y la fiesta por la noche.

Continuará
Crónica del Viaje a Labana. Parte IXSocialTwist Tell-a-Friend

¿Qué es lo que se pone el Papa?

En los medios se destapa
un interés dirigido
al atuendo que es vestido
por el Santo Padre, El Papa.
Que la tela de su capa
Se hace con plumas de patos,
Que son de los Emiratos
Las prendas que que el Papa lleva
Y que es de Armani la leva
Y de Prada sus zapatos.

Un cura que, casualmente,
Prada es su mismo apellido,
Dijo que se ha confundido
La prensa radicalmente.
Que el Papa no es de esa gente
Que pone en la moda esmero,
Que es sencillo su ropero
Que él sólo al Señor ensalza
Y los zapatos que calza
Se los hace un zapatero.
(click en el título para la leer la noticia)
¿Qué es lo que se pone el Papa?SocialTwist Tell-a-Friend

Thursday, June 26, 2008

Simplemente, Mia

Mi adorable primita Mia en su reciente visita a la playa de Miami Beach
Foto cortesía de sus babeados padres Pedro (Chicho) y Mae
Simplemente, MiaSocialTwist Tell-a-Friend

Tuesday, June 24, 2008

Crónica. Sigue el Martes. Continuación VIII

Anolan y Merche en la despedida


Al salir de casa de Anolan, confieso, con la mayor vergueza, yo toda orinada, nos volvimos a apurruñar en el Yaris y totalmente eufóricos enfilamos hacia Barlovento. Yo tenía un recuerdo muy diferente de lo que ahora vi, pero también mi recuerdo data de hace más de 40 años (Joder! Yo apenas caminaba...ahem!)


Recuerdo un día que Papi me llevó, con Tata, Roly, a montar en una lanchita de motor. La bahía estaba llena de botecitos o lanchas que entraban y salían. Del paseo en bote sólo recuerdo que yo tenía mucho miedo de caer al agua y que me comieran los tiburones. Tata y Roly que eran tan osados y aventureros, no tenían ningun miedo a los tiburones, pero se dieron una mareada con vómito incluido de tres pares y recuerdo que al regreso del paseo estaban los dos acostados en el piso del barquito porque no se podían levantar. Tata siempre se mareaba, hasta en los carros.


Entramos por un callecita que lleva desde la Quinta Avenida hasta lo que es la marina. Había un guardia que no nos dejó pasar hasta el mar. Al costado notamos que había algo abierto. En ese momento estaban cerrando una parte que era una bolera pero más atras había otra cosa, como un cabaret semi al aire libre donde un comediante estaba haciendo su rutina (acababa de empezar) para unas cuantas mesitas con algún que otro turista y el resto me parecieron a mi bastante cubanazos.


Nos sentamos a ver al comediante y como ya teníamos en ON el botón de la risa, le reímos todos los pujos que metió, cuentos más que requete oídos salpicados de alguna que otra cosita nueva, o al menos desconocida. Bueno, hacía su esfuerzo el hombre y entretenía a la gente. Nosotros nos tomamos un par de cervezas y cuando se acabó el comediante y pusieron música, que casi todo el mundo se fue, (no quiero pensar que los haya espantado yo con mi aroma a amoníaco fresco) nosotros nos quedamos un ratico conversando recostados a la baranda que nos separaba del agua.


A las dos de la madrugada prácticamente nos botaron. ¡Ah!..nos hubieramos quedado alli toda la noche, a la luz de la luna, mirando a la bahía y haciéndonos cuentos. Roly quería seguir la rumba pero Merche le dio una miradita vasca de esas SIN PALABRAS y el Negro rápidamente comprendió que era tarde y había que descansar. Después de dejar a Roly y Merche en Santo Suarez,



Casa de mi abuelita en Freire Andrade entre Goicuria (vaya Chino lo arreglé) y Juan Delgado


a Maritza en su casa en el vedado y a Tata en la casa, Lili, que iba a quedarse a dormir en mi casa porque ya su hijo hacía rato que estaba durmiendo allá, me dijo que si quería ir con ella un momento a su casa a darle una vueltecita a su mamá. Ella vive en el Cerro, pero como dije antes, Lili detrás del timón no hay distancia que parezca larga. Llegamos en un dos por tres.


Lili vive en una de esas casas construidas por los españoles...creo yo. Son esas construcciones que tiene un portón grande que se abre todo el día y se cierra con llave por la noche. Al pasar el umbral de esa puerta, hay un patio interior y varias puertas de apartamentos.. El apartamento de Lili es el que estáᐨal final de ese patio interior, y el padre de ella construyó una barbacoa en ese lugar que parece como si fuera un perfecto segundo piso. Lili también tiene su casita como una casa de muñeca. Todo limpio, todo en su lugar, todo cuidado. Le dimos una vueltecita a la viejita, Lili recogió su payama y al regreso me preguntó si yo quería manejar. Wow! Yo si quería, pero la verdad es que no me había ni atrevido a pedir que me dejaran manejar porque manejar allí es una locura. Mira, yo que estoy como Magú...y allí las rayas blancas que deben separar las vías contrarias y paralelas son inexistentes...Los carros se te meten delante, se le tiran encima a los peatones. Los peatones son los que tienen que estar a la viva, porque los carros no paran por ellos. Yo estaba que me moría de susto cada vez que salíamos, porque pensaba que era imposible no ver un accidente en cada esquina, o un arrollado. Me sentía realmente incapaz de conducir en esas condiciones, así que ni lo había intentado.


Pero en ese momento la calle estaba vacía. Eran casi las 3 de la mañana, No se veía ni se oía un alma. La distancia del Cerro al Vedado me pareció entonces una bendición porque, joder...yo siempre había querido manejar en Labana...antes de irme, claro. Recuerdo que soñaba repetidamente que iba manejando por el malecón...por el Riviera y fantaseaba con la idea de algún día tener un carro como los que veía en las películas. El Honda mío no es de los que se ven en Hollywood, pero bueno, lo saqué nuevo de la agencia...los sueños se cumplen más tarde o mas temprano aunque sea con sus pequeñas variaciones.


La Negra se posesionó del timón del Yaris. Enfiló la vista hacia las calles que invitaban a recorrerse, encogió los ojos disimuladamente para que Lili no notara que no veía muy bien (no, traía los espejuelos de manejar), puso la primera.. y pisó con el toque simultáneo cloche y acelerador. Ese martes había sido un éxito y finalizaba con un sueño cumplido. Manejar en La Habana.


Siguiendo las orientaciones de Lili cogí por aqui y por allá y hasta que llegamos a la casa, sin tropezar con nadie. Al bajarnos respiré el aire con trazos de mar que llega hasta la esquina de O y 27. Bueno.. pensé…por lo menos algo más que no me quedo con las ganas de hacer. Dejamos el carrito estacionado en un parqueo donde lo cuidan toda la nochey caminamos una cuadrita más hasta la casa. El miércoles, o mejor dicho, en pocas horas, a las 10 AM, era la boda por lo civil. Teníamos que levantarnos temprano y además, ir a recoger el otro carro de un amigo de Lili que se lo iba a rentar por tres días para podernos mover todos, porque con Lili y Tomy, Maritza y Andy, la familia había crecido


Continuará.



Arriba el camarero con mirada de Humphrey Bogart que nos tiró la foto de abajo
Crónica. Sigue el Martes. Continuación VIIISocialTwist Tell-a-Friend

Thursday, June 19, 2008

La Crónica. Continuación de la parte VIII

El Día que me Oriné en los Pantalones



Pues, llegamos a casa de Roly. Aquella casa estaba igualita que como la dejé de ver hace más de 40 años. Allí se quedó viviendo mi cuñado después que mi hermana y él se divorciaron. Yo nunca había vuelto a esa casa despues de la ruptura de ellos. Hasta el asilo de ancianos que había al lado sigue ahí, con sus sillones en el portal, meciéndose solos por la brisa cálida de la noche. (Honestamente, eso de los sillones no se si es un recuerdo de antes o una ilusión de ahora).

AL llegar le pitamos suavemente a Roly para que bajara. Eran ya pasadas las 12, pero nadie se molestó por el pitazo, ni porque nos estacionáramos en el cuchillo de la calle.

Bajaron todos. Roly, Merche, el viejo Rolando y su nueva esposa, que ya no es tan nueva pues llevan juntos mas de 3o años. Yo no la recordaba a ella pero igual me dio alegría verla. Y más alegría aun me dio abrazar a mi cuñado Rolando al que hacía mas de 28 años que no veía y del cual siempre guardé en mejor recuerdo.

A mi Negro Roly (el otro negro de la familia) lo había visto unos meses atrás en Tennessee, donde nos reunimos para visitar a mi hermana Chavela, así que luego de abrazar a Rolando y conversar un poco, partimos toda aquella "juventud" dentro del Yaris...apelotonados pero felices.

¿A dónde vamos? Pues por ahí, comenzamos pasando por la casa donde vivió mi abuelita chiquita, con mis tíos y primos y primos segundos. Encontré que las calles de Santo Suarez están muy maltratadas. Grandes huecos en el pavimento, no sé como los carros no se destartalan de pasar por ahí.... Eso no es nada nuevo, pero yo ya no me acordaba.

Después seguimos por ahí sin rumbo cierto, riéndonos y contando el cuento de Anolan y sus medicinas, que hasta el momento seguía estando en el hit parade. Como en nuestra edad a todo el mundo le duele algo, era fácil que saltara a colación alguna medicina y ahí mismo volviamos a las carcajadas.

Antes, La Habana me parecía muy grande y muy lejos de Santo Suarez al Vedado, o del Vedado a Miramar, o de la Miramar a Santo Suarez...pero ahora, en aquel carrito, Lili recorría en nada cualquier distancia y como yo quería pasar por Barlovento, lugar que recordaba haber visitado con mi papá, mi hermana y Roly, de muy pequeña, para allá fuimos aunque era muy tarde y no teníamos esperanza de poder ver nada.

En el camino a Barlovento, que ahora se llama La Marina Hemingway, estaba nada más y nada menos la casa de Anolan.

-No es por aquí por donde vive Anolan? - pregunté sin poder creer aun que mi dicha fuera tanta. Yo soñaba secretamente con el momento en que Tata, Lili, Maritza y ahora Roly y Merche, también en el potaje, pudieran comprobar de primera mano, lo que yo les había contado sobre Anolan y su capacidad de nombrar medicinas con nombres largos, raros y de difícil pronunciación, además de las enfermedades para las cuales eran recetadas y las partes del cuerpo que sufrían semejantes enfermedades. Además, Anolan había estado esperando a Roly el domingo hasta las mil y quinientas y se había quedado con las ganas de verlo y yo sabía que aunque era pasada la media noche, ella iba a agradecer la visita.

-Si, dijo Lili...por aqui es...

-Pues dale...vamos para allá...

-¿Tan tarde?

-Si. Si está dormida la despertamos...A ella la va a encantar. - dije yo segura, supersegura de lo que estaba diciendo...no conoceré yo a mi Culero (que así le decimos cariñosamente porque se mandaba su culero santiaguero)

Y para alla fuimos.

El apartamentico de Anolan me pareció lo mas bonito del mundo. Era de noche y yo nunca había ido a esa casita porque era producto de no se cuantas permutas que ella había hecho. Pero ella se ha esmerado en arreglarla y además de que es una construcción bonita de por si, con árboles en la acera, una escalera de caracol al frente(un poco peligrosa para mi desequilibrado equilibrio pero preciosa) y de la forma que ella la tiene pintadita y ordenada resultaba realmente agradable.

Nosotros llegamos ya con una risotada como si hubiésemos bebido algo. Parecíamos un grupo de adolescentes haciendo maldades en la Habana (adolescentes porque nos duele todo). Subimos las escaleras de caracol con mucha precaución y tiramos la puerta abajo, porque ella estaba acostada en su cuarto, mirando la tv, pero medio dormida ya y no nos oía.

Por fin abrió y la felicidad que expresó su rostro valía la pena todo el viaje. Yo también estaba feliz, por ella y por mi, je je, porque sabía que en cuanto ella mencionara una medicina, aquello se iba a ir abajo.

Primero los saludos, yo mirando todas las fotos que ella tenía en su mesita de la sala, sus hijos, sus nietos, todos lejos de ella, excepto el varón que esta allá, miles de recuerdos invadiéndome y el cafecito acostumbrado que se toma en cualqueier casa de Cuba, aunque sea de ese con sabor a chícharo, pero nadie deja de ofrecerte un café.

El cafecito de Anolan estaba muy rico. Todo el mundo fumaba. Hasta yo, que no fumo, en La Habana fumé, joder...tenía ganas. Pues luego del café nos sentamos a conversar...ella acaparó al Negro porque tenía muchas ganas de verlo y todo el mundo tomó posición para el espectáculo que sabíamos que se iba a desarrollar.

Yo saqué mi cámara y la puse en video mode. Comencé a tomar un video de la conversación de ellos y de todos como si fuera para tener un recuerdo. Lo era en realidad...pero además era también con la intención de no perder el feliz momento en que mi amiga Anolan, que ahora hablaba entretenidamente con Roly de sus nietos, de sus hijos, la bobería, el tururú tarará, desviara la conversación hacia la medicina.

Al verme sacar la cámara ya Lili, que estaba frente a mi, al lado de Roly, estaba aguantando la risa. Tata conversaba con Merche en el sofá, a mi costado, Anolan y Roly frente a mi y Maritza llamando por teléfono a Andy para que supiera que nos ibamos a demorar un poco.

Anolan y Roly seguían su animada plática. Y yo filmaba, nerviosa, antipando el momento, todas mis antenas en función de captar la primera señal del lanzamiento triunfal de una palabra médica impronunciable.

Señoras y Señores, tengo la dicha de presentar a ustedes este video que atesoro, porque captó la ensencia de todo este fabuloso viaje, el encuentro familiar, los amigos, los recuerdos que nos atan, la alegría de vernos y la dicha de compartir estos momentos únicos e irrepetibles.

Suban el volumen a todo lo que da para que puedan escuchar el momento en que ella suelta la palabra. Pero si no, en cuanto empieza el ataque de risa...ahí fue.

Con ustedes

"METROCLOPRAMIDA"




video

Anolan, por supuesto, estaba ajena a lo que estaba pasando, pero después que nos repusimos un poco del ataque de risa, me senté a contarle todo. Ella no tenía idea de lo famosa que se había convertido en las últimas 48 horas.

Nos despedimos entre abrazos, besos y risas y seguimos rumbo. La noche era joven...que dichosa la noche, y nosotros pensabamos sacarle el kilo.

Al bajar por la escalerita de caracol, escuche a Tata entre risotadas, dar el saludo de despedida...

-Bueno...ya sabes...cuídate el esternocledomastoideo!

Continuará...







La Crónica. Continuación de la parte VIIISocialTwist Tell-a-Friend

El Carro del Futuro

El Hombre del Futuro




El Carro del FuturoSocialTwist Tell-a-Friend

Tuesday, June 17, 2008

Desnudos Masivos De Tunick


Este fue en el Castillo lo de Blarney en Cork, Irlanda
Desnudos Masivos De TunickSocialTwist Tell-a-Friend

Friday, June 13, 2008

Viaje a Labana. Part VIII

Martes en Labana.

No me acuerdo lo que desayunamos…café y galleticas o algo así. Ese día por fin tendríamos el carro para pasear un poco. Pero antes La China y el Nene tenían que resolver el problema de su local para la recepción de la boda.


El carrito se lo rentamos a un particular. Era un Toyota Yaris azul, relativamente nuevo, con aire acondicionado y capacidad para cinco personas. Sufieciente para nosotros cinco, La China, Paola, El Nene, Tatiana y yo. Noten que de cinco al menos tres son llamados por sus nombretes o alias: La China, El Nene y yo…a mi me dicen la Negra en Cuba. Así me puso mi papá y así me llaman todos. Y el nombrete cariñoso viene porque mi hermana es blanquita y pelirroja y yo prieta y trigueña…aquí me he blanqueado un poco, pero allá, expuesta constantemente al sol del trópico, era un totí.


En realidad, en este grupo todo el mundo tiene un alias. Así es que La Negra, La China, El Nene , La Tatausa y La Pau plantaron traseros en el Yaris y a resolver local para la boda.


El Yaris con su carga. El Nene posando, echando gasolina en el garaje de 13 y Malecón














Un carro de los 50's. (al fondo el edificio donde yo vivia antes de venir)















El Club Amanecer (antiguo Johnny 88) El primer club que yo fui en mi vida...escapá, claro.

Ya la China y el Nene lo tenían palabreado, así que fuimos a echarle un vistazo y encontrarnos con la decoradora que iba a ver el local para hacer su estimado.

La decoradora también se llama Patricia. Con la China y yo, ya eramos tres. Recuerdo que ese dia, por la mañana, ella llamó por teléfono y yo contesté y la conversación entre las dos fue asi:
-Hello? (acento americano-marielita)
-Por favor con Patricia…
-Ehhh, bueno, que Patricia porque aqui hay dos…
-Oh…la que se casa…
-Oh…un momentico, ¿quién la llama?
-Patricia
-¿Si?
-No, que me llamo Patricia…igual que ella…
-Ah! E igual que yo…je je…pérate (acento balsero solo)

Las Tatianas no se quedaban atrás. Además de mi hermana y la hija de mi prima Mara, está mi hija,que aunque no fue estaba presente en la boca de todos a cada rato, y también había venido de Canadá una amiga de la China que se llama Tatiana. Había un enredo de Patricias y Tatianas que pa’ qué te cuento.

Llegamos a “EL Bosque”. Así se llama el lugar elegido para la recepción. Para llegar pasamos por el Zoológico de La Habana, del que tengo lejanos pero dulces recuerdos. Me hubiese gustado visitarlo, pero estaba cerrado.

El Bosque es un restaurant night club situado en una loma, bastante cerca del zoológico y del Bosque de La Habana. Nos pareció muy bien. El salón donde se realizaría la recepción estaba en el piso de abajo, y en el de arriba había un restaurant. Fuera del local había como un patiecito con mesitas de hierro.
Vista del bosque desde la acera de enfrente, con carrito de dueño desconocido en combinación

Le dimos la aprobación y manos a la obra con la Patricia decoradora.
Al terminar alli (ay dios…se me estan olvidando los detalles) no me acuerdo donde almorzamos o si almorzamos, pero recuerdo que fuimos a resolver otros problemas de la boda entre los que estaban conseguir los famosos pantalones para Paola que todavia no habíamos podido conseguir.

Patricia la Decoradora, extrema izquierda. Patricia La China (bueno...la más china) Paola sentada, Tatausa de pie, El Nene de espalda, y la señora que esta de pie cerca de la pared creo que era la mama de la decoradora.


En el camino para El Bosque, pasamos por lo que queda del cine Acapulco

Nos agarró el atardecer en esos trajines, pero nadie se quería bajar del pupu, asi que decidimos ir a pasear por el Barrio Chino, que era algo que yo quería hacer.
Me imagino que alguna vez en mi vida habré pasado con mis padres por la calle Zanja, pero yo no me acordaba. El Barrio Chino resultó nuevo para mi, y aunque sabemos que ya no es ni la chancleta de lo que de verdad había sido , yo lo miraba todo con ojos de descubridora.
Fachada en el Barrio Chino

(palanquines modernos del Barrio Chino de la Habana)

Mi hermana sugirió que cenáramos en un restaurante que según ella, se comía muy bien. Ella es tan entusiasta con la comida que uno no puede guiarse mucho por sus sugerencias, porque para ella todo está divino siempre. Pero bueno, el restaurante era de esos muy populares entre la poblaciún, supuestamente por la buena comida y servicio. Por supuesto, en este, y muchos otros de los restaurantes del Barrio Chino y los demás barrios de Labana, hay que pagar con CUC (la moneda convertible).

Abanico a la entrada del restaurant


Al entrar al restaurant Tata quizo llamar a Lily y Tommy para que se vienieran a comer con nosotros. El Nene, La China y Pau fueron a buscarlos, mientras Tata y yo nos quedamos, pedimos unos aperitivos y conversamos un poco sobre cosas nuestras que preferíamos no compartir con nadie más.

Tantos años separadas, tantas vivencias no compartidas, tantos cuentos por hacernos. Aunque Lily estaba en el Cerro, nos pareció que llegaron pronto, porque estuvimos todo el tiempo contándonos algo que nunca había sido contado a otros.

Al llegar los muchachos con Lily y Tommy ordenamos la comida.
Ellos conocían bien el menu. Habían estado alli varias veces, pero yo tenía miedo de comer algo chino allí (se pone una fisna en la yuma) y como ya había comido pizza un par de veces, decidí irme por un plato que aquí suelo pedir mucho, porque me encanta: Canelones.

El Tommy

Este restaurant, aunque es chino, tienen una cocina bastante amplia que incluye pastas, pizza, comida cubana (congri y esas cosas) y por supuesto, la comida china.
Casi todos pidieron pizza excepto la China y yo. Ella pidió un especial que era como un combo, Pollito no se que, con arroz frito y no se que más. Y yo pedí los Canelones.

Recomendación: Si alguna vez van al Barrio Chino, nunca pidan Canelones, joder, a mi na’más se me ocurre. Me comí un par de pedacitos y me cayó de la patada. Pero bueno…la pasé muy bien con la compañía.

Los famosos Canelones

A la hora de irnos había que dar dos viajes porque no cabíamos todos en el carro.
Los muchachos se fueron primero y las chicas de la segunda edad y media nos quedamos para después.

Hablando de esto y lo otro, surgió el tema del conocimiento de Anolan sobre los diagnósticos médicos y la nomenclatura farmacológica, lo que a Lily le dio tremenda risa también. Cabe destacar que cuando Lily se ríe no hay quien se resista. Ella tiene una carcajada pegajosa que te engancha y no hay como parar aquello. Hacía mucho tiempo que yo no me reía tanto, tan alto, con tantas ganas y tan seguido.

El Nene regresó con la Chinita a buscarnos a Lily, Tata y a mi. Para entonces los jóvenes estaban un poco agotados, pero nosotras estabamos ilusionadas con la idea de quitarle el carro al Nene e irnos por ahí con Lily manejando.

Como no sabíamos bien qué queríamos hacer, le pedimos que nos llevara a casa de Maritza. El Nene no ofreció resistencia cuando le pedimos que nos dejara el carro por el resto de la noche, total, ya ellos no iban a hacer nada mas. Eran como las once.

Lily fue a llevarlos a ellos para la casa y Tata y yo subimos al apartamento de Maritza, en el Vedado. Marinsa…como le dice la viejita de abajo, se puso muy contenta con la visita. Ella y su hijo Andy estaban en la casa tranquilos, mirando la televisión. Al llegar nosotros animamos la noche con el cuento de Anolan y las medicinas y en eso a Tata, que estaba muy ocurrente ese día, se le ocurrió que podríamos llamar a mi sobrino Roly, al que aun no habíamos podido ver, para ver si quería que lo fueramos a buscar.

Roly y su esposa Merche, que desde que llegaron había salido poco porque querían pasar el mayor tiempo possible con el Viejo Rolando, acogieron la idea de la salidita sorpresa con mucho placer. Así que Marinsa se cambió la bata de casa por un atuendo más apropiado y salimos las tres disparadas para la Vívora, Lily al timón, of course, para recoger a Roly y Merche.
Continuará….(pronto, I promise)

Viaje a Labana. Part VIIISocialTwist Tell-a-Friend

Thursday, June 12, 2008

Raul Alarcón, Sr.


Desde Camaguey llegó
Con su familia a luchar,
A sus sueños conquistar
Y a su tiempo lo logró.
Raul Alarcón fundó
La empresa de radio hispana
Que la música cubana
Y de América Latina
Difundió en las cristalinas
Famosas ondas herzsianas.


Se ha alejado de este mundo
Pero dejó su legado
Que en el hispano mercado
causó un impacto profundo.
Y no se hizo en un segundo
Fue esfuezo y dedicación,
Porque fue su vocación
Él le dio todo su aliento
Y hasta el último momento
Le dedicó su atención.


Se hizo grande dirigiendo
La empresa que había fundado
Y entre el cuerpo de empleados
Se paseaba sonriendo.
Y mientras seguía creciendo
A muchos trabajo dió,
A otros muchos ayudó
Cuando ayuda le pedían
Y a talentos que surgían
Un gran impulso les dio.



Todo el mundo le imitaba
Su voz potente y hermosa,
Cuando decía cualquier cosa
La gente siempre escuchaba
¿Quién eres tú?, preguntaba
A cualquiera que veía
Aunque muy bien él sabía
Quien era quien en la empresa
Pues hasta el de la limpieza
Alarcón se conocía.

Llegó hasta donde quería
Se labró una vida plena
Pues tenía el alma llena
De carisma y alegría.
Se qué con gran simpatía
Siempre se recordará
No dudo que llegará
Al cielo, genio y figura,
Y a San Pedro, estoy segura,
¿Quién eres tú? Le dirá.

Raul Alarcón, Sr.SocialTwist Tell-a-Friend

Wednesday, June 11, 2008

Titulares: EEUU Alcade Rechaza Aumento de Sueldo


San Alcalde de Virginia



En Virginia una alcaldía
En un gesto extraordinario
A un aumento de salario
Dijo que se negaría.
Este alcalde debería
Honrarse por su heroismo,
En medio del consumismo
Y la depresión…ya veis
Él, desde el 96
Sigue ganando lo mismo.

Es un alcalde modelo
Que al pueblo quiere ayudar
Que no pretende ganar
Un sueldo que llegue al cielo.
Esto sirve de consuelo,
Pues todos hemos pensado
Y muchas veces dudado,
Por las tantas decepciones,
Que exista en estas regiones

Algún político honrado.
Titulares: EEUU Alcade Rechaza Aumento de SueldoSocialTwist Tell-a-Friend

Thursday, June 5, 2008

Crónica del Viaje. Parte VII


Tengo que apurarme con la crónica esta porque ahorita se me olvidan los detalles.

Primer Lunes en Labana.
Amaneció La Habana en su acostumbrada rutina. Yo me desperté temprano, en cuanto el sol se deslizó por la ventana. Me asomé a la terraza y observé un poco el movimiento de la calle. Se veía de todo. Gente esperando la guagua en el parquecito de Infanta, gente caminando apurada, otros lentamente, como si no tuvieran apuro en llegar a ningun lado. Gente parada en las esquinas, conversando, gente haciendo sus mandados. Carros pasando, todo tipo de vehículos. Modelos viejos de autos americanos, modelos viejos de Fiat, se ven Toyotas nuevos y viejos, se ven Audis y BMWs (de estos al menos vi uno de cada uno…no son los que más abundan, parece), camiones, camionetas, carritos tirados por una bicicleta y las guaguas nuevas recien adquiridas de China. No vi los camellos espantosos aquellos que había hasta hace poco. Creo que los han retirado de la circulación.


















Un polaquito

A cada rato se escuchaba un pitazo de un carro. Me llamo la atención que casi todos los carros pitan igual. Es un sonidito así: tiri tiri tiri, bueno…algo así.

Creo que ese fue el día que estaban celebrando como una Feria del Libro en la esquina de mi casa. Al mediodia plantaron una carpa con un micrófono y el resto de la tarde se la pasó una loca cantando canciones de Celia Cruz, pero muy mal. Fue desesperante. Daban ganas de tirarle un zapato.


Al mediodía dimos un paseo por infanta, tratando de encontrar una falda o pantalón para Paola. Pero no lo encontramos.

Más tarde vinieron a verme mi amiga Maritza y mi sobrino Chilinacho (Juan Ignacio) con su esposa Neri.

Maritza es mi amiguita del alma. Tengo unas cuantas amiguitas del alma, porque siempre fui amiguera y las que coseché en mi juventud, las he conservado verdecitas durante toda la vida (aunque ya estamos madurando, ejem). Maritza es una de esas vacas sagradas. Su cariño y lealtad no se ha alterado en 28 años de separación.



Ella no pudo ir a recogerme al aeropuerto porque estaba fuera de Labana cuando yo llegué. Y por su puesto, eso no se lo perdona, porque mi otra Vaca Sagrada, Lili, heredada de mi hermana, sí fue al aeropuerto y no se despegó de nosotras en los 10 días que pase alla, lo cual no paramos de restregarle en la cara a Mary, mientras ella se hacia la que sabía que eso era jugando.


Pero el lunes, Maritza estaba allí como cañón desde temprano y ya no nos separamos hasta el último día. También vino su hijo Andy, quien rápidamente se unió a la turba de “pestones” como les dice mi hermana a los muchachos (nuestros hijos y los amigos).

Luego vino el Chili, mi compañerito de juegos y maldades en la niñez, al que adoro profundamente, pero nunca se lo digo y nunca se lo escribo. El trabaja duro y vive lejos de la casa de mi hermana. Siento que no pudimos compartir todo lo que hubiesemos querido, pero doy gracias a Dios por el tiempo que compartimos porque pudimos al menos reafirmar lo mucho que nos queremos.

El Chili con la Chinita

Ese día lo pasamos así en familia. Comimos, conversamos,vimos fotografías, nos pusimos al día en los chismes y diretes y celebramos la dicha de estar juntos.
Crónica del Viaje. Parte VIISocialTwist Tell-a-Friend

Al Fin!

En la histórica elección
Ya por fin se ha decidido
El demócrata partido
A dar su nominación.
El candidato en cuestión
Que el alto cargo reclama,
Después de la ardiente llama
Que su campaña ha enfrentado,
No es otro que el muy nombrado
Senador Barak Obama.

Hillary, no te fue dado
El sueño que tu alma esconde,
Pero llegaste hasta donde
Ninguna otra ha llegado.
Mucho te habrás agotado
Mejor es que esto ya acabe,
Cierra el asunto con llave,
No te mortifiques más,
Recupérate y quizás
En cuatro años…quien sabe!
Caricatura de Alfredo Pong. Click en el título para ver su blog.
Al Fin!SocialTwist Tell-a-Friend

Wednesday, June 4, 2008

CONGRATULATIONS, CLASS OF 2008


Me causa gran emoción
Y gusto felicitar
A los que han de celebrar
Esta año su graduación.
La importante promoción
Es el umbral del futuro,
Los que estudien ahora duro
Con esfuerzo y voluntad
Aquí o en cualquier ciudad
Tendrán éxito seguro.

Uno que otro al terminar
El high school, de inocente,
Piensa que ya es suficiente
Para el dinero ganar.
Pero es sólo el empezar…
Para poder realizarse
En la vida, hay que buscarse
el Tesoro, ¿y sabes dónde?
El Alma Mater lo enconde,
Solo allí puede encontrarse.



Con motivo de la graduación de mi hija Tatiana.




Otras fotos de la graduación








Tatiana y sus Amiguitas

La del Sombrerito Blanco


¡Felicidades!

CONGRATULATIONS, CLASS OF 2008SocialTwist Tell-a-Friend

Sunday, June 1, 2008

Con que la liga?

YO CREO QUE EL PASAJERO QUE SE LLEVO EQUIVOCADAMENTE LA HIERBA DEL AEROPUERTO DE JAPON, LLEGO AQUI, SE COMPRO UN PORCHE, SE LIO UN CIGARRILLO, SE LO FUMO, SE FUE AL SUPERMERCADO A COMPRARSE UN LAGUER Y....

Con que la liga?SocialTwist Tell-a-Friend